QUIENES SOMOS

La Academia de Yoga y Dharma es tu espacio, un lugar donde poder encontrar calidez humana que te acercará al conocimiento del Yoga y Dharma.

En la Academia podrás descubrir un apasionante y desconocido mundo de conocimiento y cultura, y no querrás abandonar este viaje hasta llegar a tu destino interior.

Dharma es la cultura, la filosofía y la espiritualidad en el marco de la antigua India. También se puede traducir como aquello que sostiene, la naturaleza intrínseca de algo. Conocer, vivir y abrazar el Dharma te dará felicidad como ninguna otra cosa en este mundo.

La Academia es un vehículo de transmisión de la cultura de los Vedas, que marcan el sendero más antiguo de la espiritualidad que ha dado lugar a todos los existentes en nuestros días. Lo que nos hace diferentes es el método de Yoga para el cuerpo, la mente y el espíritu, ocupando la parcela de conservación e instrucción espiritual que nos corresponde.

Lejos de actitudes sectarias y proselitistas, los misioneros buscamos acercar a las personas de cualquier religión a la búsqueda de la mejora de su salud física y mental, su bienestar y a desarrollar su espiritualidad.

Todos los profesores somos voluntarios, sirviendo en la Fundación Védica para la difusión de la Dharma, institución que incluye la Academia, con una profunda gratitud y la voluntad de prestar un servicio auténtico y sincero a todos los buscadores.

Estás invitado a formar parte de aquellos que se cobijan bajo la sombra del gran árbol del Dharma, lo riegan y lo cuidan.

 

El MÉTODO

Instruimos a los alumnos en el conocimiento tradicional Yóguico- Védico, enseñándolo como un método de vida aplicable a la integridad de la persona.

Este conocimiento es un proceso de continua transformación, fomentado por la cercanía y la inspiración que los sadhakas (practicantes) y los maestros ofrecen, sin reducir este saber vivencial a un mero aroma o a una práctica superficial y esporádica, sino que supone una actividad intima, inmediatamente aplicable, y transformadora de cada aspecto de nuestras vidas.

“Eso, donde así fijado, no puede ser perturbado ni siquiera por el dolor más cruel. Que él sepa, que este estado que le quita el dolor, se llama Yoga. Este Yoga debe de ser practicado con decisión y un espíritu resuelto.»

Bhagavad Gita

Buscamos acercar el Yoga a los aspirantes que quieren aprender con sinceridad y desean liberarse del sufrimiento. El Yoga no es un acto de fe, sino que vivenciamos el Yoga integrándolo en nuestras vidas en cada momento, desde que somos conscientes que la vida es un cambio constante y una fuente de impermanencia. Por ello, el lema de nuestra Escuela es «saber ser en todo momento y en todo lugar», porque buscamos integrar el Yoga en nuestra vida.

Denominamos al Yoga como Yoga integral, por ser una metodología de autorrealización aplicable a la integridad de la persona.

La disciplina y la constancia en la práctica son los dos pilares fundamentales en nuestra práctica.

Preservar la tradición y actualizarse con los tiempos presentes es un deber y una necesidad. Preservar las esencias, buscar nuevas fuentes de transmisión, adaptar las enseñanzas a la naturaleza y comprensión de la sociedad moderna sin perder su pureza es nuestro deber.

Swami Shankaratilaka

Swami Shankaratilaka

Rector Escuela Védica

 

Swami Shankaratilaka fue discípulo directo de Swami Tilak, a quien acompañó hasta su partida de este mundo, recibiendo de él, en sus brazos el último aliento de su vida. Su gran capacidad de entrega a la enseñanza, el extremo cuidado en el detalle, el trato exquisito a todos los que le rodean, su profundo desapego, la pedagogía, su profundidad y agudeza en el análisis del conocimiento, son algunas de las cualidades que adornan a tan insigne maestro de nuestro tiempo.

El buen humor y su anecdotario inagotable impregnan sus enseñanzas profundas, captando durante horas la atención de todos los oyentes, los cuales viajan con sus palabras hasta los rincones más recónditos del Conocimiento.

Swami Shankaratilaka es un maestro védico de la Tradición Ortodoxa, Smarta Sampradaya, de la Escuela Advaita Vedanta de Shankaracharya. Su enseñanza es la luz de un faro para todos los hombres que navegan en la oscuridad de la noche del océano de la vida, y así le escuchamos:

«El hombre tiene cinco necesidades para conocer la verdadera felicidad:

Necesidad de erradicar el miedo.

Necesidad de sentirse con autoestima.

Necesidad de autocontrolarse.

Necesidad de ser más feliz sin apegos.

Necesidad de oír conocimientos correctos».

Swami Tilak

Swami Tilak

Maestro Fundador

 

 

Pujya Gurudeva Shri Swami Tilak Paramahamsa era discípulo de Babaji, apodo cariñoso con el que se conocía a Baba Bajaranga Das. Gurudeva era un Parivrajaka, un incansable monje védico maestro y peregrino que recorrió el mundo enseñando a las gentes la espiritualidad pura, la metafísica del Ser y los principios básicos de la ética y la moral que regulan una sociedad religiosa. Muchos sabios serán necesarios para igualar tan sólo una décima parte del conocimiento y ejemplo de la vida de Pujya Gurudeva Swami Tilak.

Fue él quien incitó a Swami Shankaratilaka a establecer la Escuela Tradicional Védica, de la que posteriormente se origina la Academia de Yoga y Dharma.

Éstas fueron sus palabras:

«Hay que formar una Escuela que enseñe a las personas que la espiritualidad no depende de ninguna escuela».

Su enseñanza siempre estuvo sustentada en la erradicación del ego para establecer la Conciencia del Ser:

«Si se tiene que escoger entre la popularidad y la autoevolución, uno debe dar preferencia a la última. La fama solamente, no hace a una persona grande. En ausencia del autocontrol, la paz interna y la renunciación, otras cualidades carecen de valor»

Baba Bajaranga Das

Baba Bajaranga Das

El Maestro de Swami Tilak: Paramaguru

 

Shri Baba Bajaranga Das era un monje maestro védico y médico ayurvédico que vivió más de 140 años en el centro de la India, en el estado de Madhya Pradesh, a orillas del sagrado río Narmada. Sobre él se narran muchas historias llenas de magia espiritual, pero lo que más destacó de su persona fue siempre un gran humanismo y compasión, no sólo hacia todos los que le frecuentaban, si no también hacia los desconocidos. Esta razón le impulsó a enviar a su amado discípulo Swami Tilak a peregrinar por todo el mundo, con la finalidad de enseñar a las personas con su ejemplo cómo erradicar el sufrimiento de sus vidas.

Su enseñanza la podemos resumir con sus propias palabras:

“El más grande entre los valientes es aquél que ha vencido su deseo sexual. El más grande entre los sabios es aquel que ama a todos por igual. El más grande entre los conquistadores es quien ha vencido su cólera”.